LIPOFILLING. AUMENTO MAMARIO SIN PRÓTESIS

LIPOFILLING4

Aunque la mamoplastia de aumento con prótesis continúa siendo el procedimiento estético mamario más demandado, un gran número de pacientes rechazan el llevar un cuerpo extraño dentro de su cuerpo.

Los posibles efectos adversos relacionados con el uso de implantes como las cicatrices, el tacto de la mama o la contractura capsular, han llevado a muchas pacientes a optar por el aumento mamario con materiales de relleno, algunos de lo cuales también asocian riesgos importantes para la salud.

En los últimos años, el uso de injertos de grasa del propio paciente, técnica que ya se empleaban anteriormente con otros fines, está consiguiendo buenos resultados en lo que se refiere a volumen, forma y textura de las mamas. Además, el hecho de que la técnica combine el aumento mamario y una liposucción, hace que el procedimiento sea mucho más atractivo para las pacientes.

Los mejores candidatos

Mujeres que deseen aumentar de forma moderada el volumen de sus pechos, o que quieran compensar una diferencia de volumen entre ambas mamas, pero que no quieran llevar implantes.

La intervención

Bajo anestesia general, se realiza una liposucción de aquellas zonas del cuerpo donde la paciente presente un mayor volumen de grasa, generalmente el abdomen, las caderas o los muslos. La grasa obtenida se purifica y posteriormente se inyecta en la mama a través de unos pequeños orificios de unos 2 mm.

La recuperación

La paciente puede irse a su domicilio al día siguiente de la intervención, pudiendo reincorporarse a su actividad laboral en pocos días. Es recomendable aplicar compresas frías en las mamas para disminuir la inflamación y no comprometer la viabilidad de la grasa. Deberá evitar la compresión y los masajes de la zona durante unos 3 meses. La paciente deberá llevar una faja para favorecer la recuperación de las zonas donde se realizó la liposucción, donde es normal que aparezcan moratones.

Su nuevo aspecto

Transcurridos los primeros 6 meses el volumen de las mamas será definitivo, las mamas tendrán una textura semejante a la de una mama normal. El volumen de los pechos variará con los cambios de peso de la paciente.